Junio 2012 - Publicado en el blog el artículo "Experiencias de un organista ambulante", redactado en el año 2010 para la revista "tresefes"

"Entre pitos y flautas. Una visita al órgano de Uztárroz con JL Echechipía".

Primera actividad del proyecto "Portaviento" en el Pirineo.

Más información en la sección de "organización de eventos" 

LEYRE. Un gran órgano en un entorno incomparable. Entra en la sección titulada "Leyre".

PRESENTACIÓN DEL PROYECTO

El proyecto “Virila”consiste en la promoción de actividad cultural de todo tipo, tomando como base la actividad musical, en el entorno de la Abadía de Leyre.

 

Tal proyecto se articula alrededor de la rehabilitación del órgano de tribuna de su iglesia, y pretende poner de manifiesto la importancia y el interés del lugar;  a lo que contribuyen su riqueza histórico-artística, sus posibilidades como un lugar de encuentro cultural con personalidad propia y la existencia allí de una floreciente comunidad monástica de monjes benedictinos; además del añadido afectivo que supone para muchas personas por multitud de razones.  

 

“Virila” toma su nombre de uno de los abades que gobernaron el monasterio en el siglo X, y que se hizo famoso por una leyenda, de la que es protagonista, que versa sobre el sentido de la eternidad. El nombre del proyecto simboliza el papel de la comunidad benedictina de Leyre como promotora del mismo dentro del espíritu abierto y hospitalario que la caracteriza.

 

Objetivos del proyecto


1-  Creación de un contexto de encuentro entre la espiritualidad, la historia y la cultura actual.

2-  Revitalizar Leyre como centro proyector de cultura.

3-  Contribuir a la promoción y el desarrollo de la región.

4-  Proporcionar un nuevo marco de interés a las diversas instituciones y agrupaciones culturales de dentro y fuera de Navarra para el desarrollo de sus actividades. 

5-  Dotar a Leyre de un nuevo elemento de interés que complete y refuerce los que ya posee.

6-  Propiciar al público en general el conocimiento de la fe y la espiritualidad como generadores de cultura y su interés para cualquier persona con independencia de sus creencias e ideología.

 

La Cultura en el contexto benedictino general y en Leyre en particular


La orden benedictina desempeñó un papel de primera magnitud en la configuración de la cultura europea tal como la conocemos actualmente. No es casualidad que San Benito fuera proclamado patrono de Europa.


Los benedictinos se han distinguido siempre por su actividad de estudio y conocimiento frente a otras órdenes religiosas que han fomentado en mayor medida el trabajo de tipo manual. Los frutos de ese intenso trabajo se pueden apreciar en el esplendor de sus bibliotecas y en el hecho de que muchas de las grandes obras de la Antigüedad hayan llegado hasta nosotros gracias a ellos. Si nos referimos al legado benedictino para con la Música, encontramos hitos como la primera introducción del órgano en la Iglesia por su parte o la restauración del Canto Gregoriano realizado entre los siglos XIX y XX por los monjes de Solesmes, así como personajes tan fundamentales como Guido d’Arezzo o Dom Bedos de Celles. En la actualidad, los monasterios benedictinos más importantes de Europa siguen siendo, dentro de un contexto moderno, centros culturales y espirituales de gran importancia. 


En el caso de Leyre, se conoce la existencia de una importante biblioteca por el testimonio de San Eulogio de Córdoba, en el siglo IX. También la arquitectura que ha sobrevivido hasta nuestros días constituye un valor cultural de gran importancia. La restauración monástica llevada a cabo en el siglo XX no ha consistido sólo en dotar de habitantes a Leyre, sino que ha sido también un renacimiento espiritual sobre la base de una amplia cultura.

Como es sabido, la Abadía de Leyre alberga los restos de varios reyes de Navarra, así como de miembros de las familias reales navarras, como testimonio de su esplendor como sede real en la Alta Edad Media. Allí se homenajea desde hace muchos años a estos reyes, y también se han entregado los premios “Príncipe de Viana” a diversas personalidades del mundo de la Cultura.

Por otra parte, Leyre es bien conocido por el cultivo del canto gregoriano en el contexto de su liturgia, y cuenta para ello con su propia schola.


Lo que ya no es tan conocido es la importancia que la comunidad ha concedido, desde el primer momento de su regreso al cenobio, al órgano como elemento de su liturgia. De ahí que, a los pocos años de tal regreso, se instalara ya un órgano en su iglesia y que, desde entonces, no haya dejado de contar con organistas de amplia formación.